Sección Blog

¡Colesterol y riesgos!

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos.

Tipos de colesterol

La sangre conduce el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan y lo hace uniéndose a partículas llamadas lipoproteínas. Existen dos tipos de lipoproteínas:

  • De baja densidad (LDL): se encargan de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas la células de nuestro organismo.
  • De alta densidad (HDL): recogen el colesterol no utilizado y lo devuelve al hígado para su almacenamiento o excreción al exterior a través de la bilis.

Según esta interacción podemos hablar de dos tipos de colesterol:

  1. Colesterol malo: el colesterol al unirse a la partícula LDL se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma.
  2. Colesterol bueno: el colesterol al unirse a la partícula HDL transporta el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido.

¿Por qué es un factor de riesgo?

  • Si sus niveles en sangre se elevan producen hipercolesterolemia. Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200.
  • Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la arterosclerosis.
  • Si un enfermo de ateromatosis mantiene muy bajos sus niveles de colesterol en sangre puede lograr que ese colesterol pase de la pared arterial nuevamente a la sangre y allí sea eliminado. Por ello, se recomienda a los pacientes que han sufrido infarto de miocardio o accidente cerebral que mantengan cifras muy bajas de colesterol para intentar limpiar así sus arterias.

Como bajar el colesterol: tratamiento y prevención

La hipercolesterolemia se puede prevenir siguiendo las siguientes recomendaciones:

Con una alimentación equilibrada y sin grasas saturadas. La dieta mediterránea es la idónea porque su aporte de grasas proviene fundamentalmente de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados presentes en el pescado y los aceites de oliva y de semillas. También es importante el consumo de vegetales, legumbres, cereales, hortalizas y frutas.

Haciendo un programa de ejercicio aeróbico (caminar, carrera suave, ciclismo, natación…), a intensidad moderada (65-70 por ciento de frecuencia cardiaca máxima) y desarrollado de manera regular (tres a cinco sesiones por semana), aumenta el HDL (colesterol bueno) y reduce el LDL (colesterol malo) y los niveles de triglicéridos.

Una vez diagnosticada la dislipemia, y si la dieta y el ejercicio físico no consiguen rebajar los niveles por si solos, el médico optará por un tratamiento con fármacos.

Colesterol y otros factores de riesgo

Colesterol y Diabetes. La diabetes (tipo I y tipo II) puede aumentar las cifras de colesterol. De hecho, los niveles de colesterol deseables en los diabéticos son más bajos que en la población general.

Colesterol y Obesidad. Los pacientes obesos suelen tener hipertrigliceridemia y un nivel bajo de HDL (colesterol bueno). Bajar de peso produce un aumento de los niveles de HDL, una reducción de los niveles de triglicéridos, mejor tolerancia a la glucosa, disminución de los niveles de insulina y ácido úrico, y descenso de la tensión arterial.

Colesterol y Sedentarismo. El ejercicio es una de las recomendaciones generales para el tratamiento y la prevención de la hipercolesterolemia. Entre las consecuencias positivas del ejercicio físico sobre el organismo destaca la mejora de la capacidad pulmonar, del sistema cardiovascular y de los niveles de colesterol y de tensión arterial.

Colesterol y Alcohol. El consumo excesivo de alcohol causa hipertrigliceridemia.

Más

¿Tenés acidez? ¿Seguro que es por lo que comiste?

Sabido es que la acidez es un mal que aqueja a muchos, pero poco sabemos de sus causas. Si bien algunos alimentos son propensos a causar este mal, hay que tener en cuenta que existen otras causas muchas veces desconocida como la enfermedad por reflujo esofágico.

El esófago es el tubo muscular por el que pasan los alimentos desde la boca al estómago. En la unión de ellos existe un anillo muscular llamado esfínter que actúa como una válvula.

La función de esta válvula es evitar que el contenido del estómago ascienda al esófago.

Este esfínter esta siempre cerrado excepto durante el acto de la deglución que se abre para que los alimentos y líquidos pasen al estómago.

El esófago puede sufrir daños cuando el esfínter:

  • Se abre cuando no debe hacerlo.
  • Permanece abierto más tiempo de lo necesario.
  • No tiene la suficiente fuerza para cerrarse completamente.

¿Qué es el reflujo?

El reflujo ocurre cuando el esfínter se abre cuando no debe, permitiendo que el contenido del estómago ascienda hacia el esófago.

Cuando el contenido ácido del líquido del estómago se pone en contacto con la mucosa sensible del esófago aparece una sensación de quemazón o acidez.

Eventualmente la exposición del esófago al ácido resultará en daño y la posibilidad de la aparición de complicaciones asociadas.

Dieta y estilo de vida

Se recomienda

  • Comidas ricas en proteínas
  • Consumir carbohidratos
  • Beber leche descremada
  • Dormir con la cabecera elevada

No se recomienda 

  • Comidas fritas y grasosas
  • Beber leche entera o jugo de naranjas
  • Consumir tomate
  • Exceso de chocolate
  • Alcohol
  • Fumar
  • Dormir de costado

¿Qué es la enfermedad por reflujo esofágico? 

Todos hemos experimentado reflujo alguna vez en la vida. Es un evento normal.

De cualquier manera cuando el reflujo es muy severo y frecuente llegando a causar daño, lo llamamos Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE).

¿Qué complicaciones se asocian con el reflujo? 

El reflujo crónico puede producir dificultades para tragar, disfonía o laringitis. También puede causar enfermedades respiratorias como asma y neumonías a repetición.

Pero no debe alarmarse ya que pequeños cambios en el estilo de vida y el uso de medicamentos antiácidos pueden controlar esta enfermedad y evitar daños en el esófago.

En los pacientes en los que el reflujo es más severo existen otras modalidades terapéuticas.

Con el tratamiento médico y cambios de estilo de vida adecuados su vida se verá poco afectada por esta enfermedad. Pero si no se realiza el tratamiento adecuado el reflujo puede producir la formación de úlceras y sangrado en el esófago.

¿Qué es la phmetria esofágica computarizada ambulatoria de 24 hs.?

La pHmetría Esofágica Computadorizada Ambulatoria de 24 hs., es un método de estudio que sirve para medir la cantidad y la severidad del contenido ácido del estómago que asciende hacia el esófago.

Para realizarlo se introduce un catéter o sonda en el esófago a través de la nariz. Este catéter se conecta a un pequeño aparato llamado Digitrapper que graba las variaciones de pH en el esófago durante las 24 hs.

Posteriormente utilizando una computadora se analiza la información recogida y se mide la cantidad de reflujo y su correlación con los distintos momentos del día como ciertas actividades que usted realice, comer, dormir, dolor de pecho, acidez, etc.

Diagnóstico

La pHmetría de 24 hs. es el método de diagnóstico más efectivo y sensible para el diagnóstico del reflujo gastroesofágico.

Este es aceptado mundialmente como el método de elección para diagnóstico de esta patología.

El médico le entregará a usted una planilla que le servirá para registrar sus actividades diarias y aparición de síntomas como, acidez, tos etc. Posteriormente el médico podrá correlacionarlo con los episodios de reflujo.

Antes del estudio

Se debe suspender cualquier tipo de antiácidos; por lo menos dos semanas antes del estudio. Infórmele a su médico de la medicación que usted está utilizando.

Durante el estudio 

Durante el estudio usted debe realizar sus tareas habituales. La unidad que se le entrega la puede llevar ajustada al cinturón. Es importante que el médico pueda rescatar la mayor información posible, y que usted registre cada una de las actividades que realiza ese día en la planilla que se le entregará, anotando el momento en que come, se acuesta y experimenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente.

También se le entregará una hoja con los cuidados que debe tener durante el estudio.

Después del Test 

Luego de 24 hs. usted regresará al consultorio quien le retirará el catéter, y analizará la información obtenida.

Recordatorio

  • Ayuno de 4 horas.
  • Suspender medicación antiácida 15 días previos al estudio.

 

Más

Test de Sangre Oculta en Materia Fecal (SOMF)

El  Test de Sangre Oculta en Materia Fecal  (SOMF) se utiliza para saber si hay presencia de sangre en la materia fecal, no observable a simple vista. Varias son las causas que pueden generar la aparición de sangre oculta en la materia fecal, entre ellas los pólipos o el cáncer colorrectal. Una ventaja de este exámen es su simpleza y que puede ser realizado por la persona en su propia casa.

Previo a la realización del test deberá realizar 3 días dieta blanda. Es decir no podrá consumir carnes rojas (vaca, cordero, etc.), fiambre, embutidos, sardinas, salmón, verduras crudas, yema de huevo, remolacha, tomate, lentejas, manzana, naranja, banana, café, mate y toda sustancia irritativa, aspirina y derivados, suplementos de hierro, ácido ascórbico y alcohol.

Para la realización del test se deben seguir los siguientes pasos:

1- Desenroscar la tapa del tubo colector y extraerla varilla para la recolección de la muestra sin perder el líquido del recipiente (es fundamental que no se vuelque el líquido del recipiente para que no salga incorrecto el resultado de la prueba)

2- Introducir la punta dela varilla varias veces en la materia fecal buscando cubrir la punta ranurada (no debe llenarse el tubo, solo se debe pinchar la materia fecal)

3- Reintroducir la varilla con la muestra en el recipiente original, enroscar firmemente la tapa y agitar para que se mezcle con el reactivo del recipiente. Debe guardarse en la heladera (temperatura entre 2 y 8 grados) y entregarse durante la semana siguiente (no dejar pasar más de 7 días) al centro de salud/laboratorio.

A continuación compartiremos imágenes informativas con el paso a paso del test:

Una línea significa que el resultado es negativo. Ante un resultado negativo se recomienda realizar una nueva prueba de sangre oculta en materia fecal al año.

Dos líneas significa que el resultado es positivo. Ante un resultado positivo se recomienda realizar un estudio llamado colonoscopia. 

Es importante seguir dichas indicaciones para tomar la muestra correctamente y así evitar repetir el test. Cabe aclarar que el resultado positivo de la prueba de sangre oculta en materia fecal no es un indicador directo de adenomas o cáncer de colon y recto, ya que el sangrado también puede deberse a alguna otra lesión en la mucosa. Por ello es necesario realizar una colonoscopia que confirme la causa del sangrado.

 

Más

Corte de digestión, ¿mito o realidad?

Todo el mundo se ha visto obligado a esperar dos eternas horas para volver a bañarse después de comer, normalmente debido a las amenazas de los padres con los temibles peligros de padecer un corte de digestión. Sin embargo, ¿qué es exactamente esta crisis que puede llevar incluso a una persona a ahogarse si la sufre durante un baño?
De los 359.000 casos de ahogamiento que según la Organización Mundial de la Salud se producen al año en el mundo no hay ninguno directamente causado por un corte de digestión. Y es que el comúnmente llamado corte de digestión se refiere más bien a los síntomas digestivos que tienen lugar al producirse un choque térmico. “Cuando una persona se introduce en agua fría, muy rápidamente, en especial después de una comida copiosa, puede sufrir un mareo, náuseas o malestar”. Sin embargo, según los expertos la denominación de estos síntomas como corte de digestión es incorrecta, porque no se produce una interrupción de las funciones digestivas.
“El nombre correcto es síndrome por inmersión o hidrocución. Cuando el cuerpo entra en contacto con agua fría, se producen unos cambios en la presión arterial y en la frecuencia cardíaca, que dan lugar a síntomas como malestar general, náuseas o debilidad. La disminución de la presión arterial puede producir incluso pérdida de conocimiento o un infarto. Si la persona está en el agua, se puede ahogar”. El riesgo de padecer estos síntomas ante un cambio brusco de temperatura tras la ingesta de una comida es mayor en personas mayores o que toman alguna medicación, no tanto en los niños.
Por lo tanto, aunque puede que los padres exageren en sus precauciones ante los peligros de este síndrome, lo cierto es que, aunque esté incorrectamente denominado, los prejuicios que puede causar son una realidad.

¿Cómo prevenir un corte de digestión?

La medida más sencilla para prevenir los síntomas causados por los choques términos es evitar bañarse o nadar en agua fría después de comer y, sobre todo, en caso de que existan factores de riesgo que puedan propiciar este cuadro, como comidas copiosas, temperaturas extremas o antecedentes médicos de riesgo.
Asimismo, es de gran importancia aprender a reconocer los síntomas de manera precoz, antes de que la caída de la tensión arterial tenga consecuencias graves. “Si una persona nota malestar o náuseas al entrar en el agua, es conveniente que salga y permanezca en reposo, mejor con las piernas en alto”.
Más

¡Adquirí hábitos saludables!

Llevar una buena vida y saludable es consecuencia de determinados actos que uno va realizando día a día. Tener como prioridad tu alimentación y tu salud es algo que te ayudará para poder ser una persona sana.
Conoce los principales hábitos:
1. Prioriza tu salud: Tener la salud como algo primordial es muy importante. Tratar de reemplazar una salida a comer por ir a hacer deporte con tus amigos es una buena forma de empezar.
2. Sé organizado: Las personas saludables deben organizar su día a día de la mejor manera para que su cuerpo se acostumbre a los horarios. Levantarse todos los días a la misma hora es algo saludable.
3. Realiza ejercicio: Siempre es bueno buscar un tiempo para hacer ejercicios. Hacer algo de deporte todas las mañanas antes de ir a trabajar te convertirá en alguien saludable.
4. Planea tus comidas: No es bueno comer a cualquier hora o por desesperado pedir algo de comida rápida para saciar el hambre. Trata de organizarte y de tener al principio de cada semana un menú saludable para todos los días.
5. Cocina: Relacionándolo con el punto anterior, siempre es bueno saber cocinar tus propias comidas. Así evitarás tener que recurrir a la comida chatarra en algunas ocasiones.
¡Valora tu salud, es muy importante!
Más

Prevención de Cancer de Colon

Cuando hablamos de cáncer colorrectal nos referimos al cáncer que ocurre en el colon o el recto. El colon y el recto son las partes del intestino donde se extrae el agua y algún otro componente de los alimentos, y donde se almacenan los desechos hasta que son expulsados del organismo.

En argentina representa el tercer cáncer más frecuenta en ambos sexos.

SÍNTOMAS

Aunque en sus primeras etapas el cáncer colorrectal no suele dar síntomas, a veces sí los hay.
Estos síntomas incluyen:

  • Sangrado al evacuar
  • Cambio en la frecuencia o la consistencia habitual de las deposiciones.
  • Dolor o molestias en el abdomen de aparición reciente.
  • Pérdida de peso sin razón conocida.
  • Fatiga y cansancio constante.

DETECCIÓN

Las pruebas de cribado (screening) y/o de detección temprana pueden detectar pólipos. Los pólipos son tumores generalmente benignos (no cancerosos) que crecen o protruyen de la pared interna del colon o el recto y que pueden convertirse en cáncer. Si estos pólipos se extraen a tiempo se puede prevenir el cáncer.

Estas pruebas y exámenes también pueden detectar un cáncer colorrectal en sus primeras etapas, cuando aún no hay síntomas y el tratamiento puede ser más efectivo. En la mayoría de los casos, el diagnóstico del cáncer localizado es por colonoscopía.

GRUPOS DE RIESGO

Tanto los varones como las mujeres tienen riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal. El cáncer colorrectal es más común entre las personas mayores de 50 años y aumenta progresivamente a partir de esta edad.

Los familiares cercanos (padres, hermanos o hijos) de una persona que ha tenido un cáncer colorrectal tienen más probabilidades de desarrollar este tipo de cáncer.

PREVENCIÓN

La adopción de estilos de vida saludables (no fumar, evitar la obesidad, hacer ejercicio físico regularmente, aumentar la ingesta diaria de vegetales y frutas, y limitar los alimentos que contienen grasas animales pueden disminuir el número de muertes por cáncer en general y de cáncer colorrectal en particular.

Al ser un cáncer de progresión lenta, es evitable en un 90% de los casos.  Si pertenecés a algún grupo de riesgo o presentas síntomas es importante hacer una consulta al médico gastroenterólogo para prevenir.

 

Más