Sección Blog

Cáncer de Colon, ahora a los 45 años.

Cáncer de Colon, ahora a los 45 años.

Seguramente has escuchado en más de una oportunidad que a partir de los 50 años todos debemos hacernos los controles pertinentes para evitar cáncer de colon, pero recientemente la Sociedad Americana del Cáncer ha recomendado adelantarlos 5 años. Afirman que esta medida podría salvar millones de vidas.

Las razones que esgrime son sobre todo que esta enfermedad ha ido aumentando en edades tempranas debido entre otras cosas a los cambios en la forma de vida y alimentación.

Las autoridades de la institución explican que se trata de un abordaje muy grande, basado en datos epidemiológicos sólidos. Documentan un aumento drástico en la incidencia del cáncer de colon entre individuos menores de 50, y la amplia mayoría de esos casos están en el rango de 40 a 49 años”.

Es un llamado a maximizar las probabilidades de que las personas se hagan un estudio preventivo; la sociedad del cáncer desea que los médicos ofrezcan a sus pacientes opciones de estudios preventivos, desde el test de sangre oculta en materia fecal, hasta una colonoscopía.

En 2014, el 43 por ciento de los casos de cáncer colorrectal en los menores de 50 se produjeron en los adultos de entre 45 y 49 años, de acuerdo con Rebecca L. Siegel, epidemióloga de la Sociedad Americana del Cáncer y autora principal de varios informes que demuestran un aumento del cáncer colorrectal en adultos tan jóvenes como quienes tienen entre 20 y 30 años.

El mensaje para ambos, el público en general y los médicos, es que el “cáncer colorrectal puede ocurrir a cualquier edad”, incluso entre los adolescentes, afirmó el Dr. Richard C. Wender, director de control del cáncer de la Sociedad Americana del Cáncer. “Si pierde peso o tiene cambios en la evacuación intestinal o tiene síntomas tales como sangre en la materia fecal, es necesario saber por qué.”

Más

HERNIA DE HIATO – Todo lo que tenés que saber

¿Qué es?

Se produce cuando la parte superior del estómago asciende o “sube” para alojarse en el tórax.

El tórax y el abdomen se separan por un músculo denominado diafragma y, el esófago se comunica con el estómago a través de un agujero en el diafragma llamado hiato. La hernia se da cuando parte del estómago pasa a través del hiato a la cavidad torácica y facilita el reflujo gastroesofágico, es decir, que el contenido del estómago regrese al esófago.

Síntomas

  • Puede no presentar síntomas.
  • Acidez.
  • Dolor abdominal o en el pecho.
  • Problemas para tragar.
  • Vómitos con sangre o heces oscuras, que pueden indicar sangrado gastrointestinal.
  • Eructos, hipo, náusea, regurgitación frecuente.

 

Tratamiento

Debe ser diagnosticada y tratada por un profesional. Comúnmente se recetan antiácidos y puede requerir cirugía  

 

Recomendaciones

  • No dormir o ponerse horizontal hasta 3 horas después de la última comida.
  • No fumar ya que el tabaco estimula la secreción del ácido gástrico.
  • Reducir el estrés ya que genera acidez aunque no hayamos comido.
  • Reducir el peso de ser necesario.
  • Hacer comidas menos abundantes y más divididas a lo largo del día.
  • Evitar alimentos grasos, picantes, gaseosas, alcohol, cítricos.
  • Reducir el consumo de alimentos que produzcan gases como col, coliflor, brócoli,  alcauciles, porotos, garbanzos, habas, lentejas.
  • Consumir lácteos, frutas y verduras cocidas, carnes magras.
Más

¿Es el Aparato Digestivo Nuestro Segundo Cerebro?

 

Es conocido que muchas emociones se manifiestan en el aparato digestivo. Seguramente alguna vez sentiste mariposas en la panza frente a un nuevo amor, nervios y descompostura antes de un examen o pérdida de hambre al estar angustiado. Pero, ¿Porqué se producen estas sensaciones? ¿Cómo será que el sistema digestivo registra emociones al igual que el cerebro?  

Esto se explica ya que hay una relación muy cercana entre el sistema digestivo y el cerebro. Existe una conexión entre ambos mediante una extensa red de neuronas, sustancias químicas y hormonas que en forma constante intercambian información, por ejemplo, para avisarle al cerebro que hay necesidad de ingerir alimentos o que algo no está funcionando bien durante la digestión.

La parte del sistema nervioso que se encarga de controlar el sistema gastrointestinal se denomina “sistema nervioso entérico” y tiene más de 100 millones de neuronas por lo cual se lo considera un “segundo cerebro”. Es tan extenso y complejo que incluso puede operar en forma independiente.

“Existe hoy considerable evidencia a favor de que la “gran asamblea” de microfauna en nuestros intestinos puede tener un importante impacto en nuestro estado de ánimo”.

– Facundo Manes

Para que se produzca una comunicación entre el sistema nervioso central y el entérico, todo tipo de neurotransmisores son encargados de transportar la información. Un neurotransmisor clave es la serotonina, la hormona relacionada con el bienestar, el comportamiento, la actividad sexual y el sueño. Si bien la tenemos en el cerebro y está muy asociada a los trastornos de ansiedad y depresivos, hay mucha más serotonina en el intestino que en el cerebro.

Así, “el cerebro entérico” produce sustancias psicoactivas que influyen en el estado anímico. Además de serotonina, produce diferentes opiáceos que modulan el dolor y también benzodiazepinas, compuestos químicos que tienen efecto tranquilizante.

Ahora bien, ¿Cómo hacemos para cuidar nuestro “segundo cerebro? , compartimos algunas recomendaciones:

  • Seguir una alimentación equilibrada: Es importante que consumas alimentos variados para dar al cuerpo un aporte nutricional proporcionado.

  • Cuidar los hábitos: Cuando sea el momento de comer, dedicale tu atención completa a esa actividad. Sentate, comé despacio, no hagas otra cosa en paralelo, masticá y saboreá los alimentos.

  • Masajear suave y aplicar calor tibio en la zona del vientre: Son estimulantes para las neuronas digestivas.

  • Beber 2 litros de líquidos al día: El agua además de hidratarte, ayuda a la evacuación para mantener el organismo equilibrado y libre de toxinas.  

  • Realizar actividad física: No es necesario exigirse por demás sino realizar ejercicio de forma regular como caminar. De esta manera no solo se activarán todos tus sistemas vitales sino que el movimiento y estiramiento favorecen a la buena digestión.

  • Regular las emociones: El estrés, angustia, nerviosismo se manifiestan negativamente en el aparato digestivo. Para controlarlos podés implementar en tu día a día ejercicios de respiración, meditación, relajación.

Ya sabés que todo nuestro sistema está íntimamente conectado, por eso escuchar a tu cuerpo es de mucha importancia. La acidez, el ardor, el reflujo, la pesadez, el hinchazón, el dolor, demasiados gases, la irregularidad del tránsito intestinal, nauseas, son sus formas de expresar que algo anda mal. No te acostumbres a sentirte mal, ante estos síntomas consultá a tu médico.  

 

Más

Embarazo y Nutrición: ¿Qué aconsejan los profesionales?

El embarazo es sin dudas uno de los estados más lindos en la vida de una mujer. La alimentación durante este periodo es fundamental tanto para el desarrollo del bebé como para atenuar las molestias digestivas que se puedan experimentar. En este artículo transmitiremos consejos de nuestros especialistas.

 

  • Comer por dos no quiere decir que se deba comer el doble, sino que los alimentos que se consuman son la principal fuente de nutrientes para el bebé.
  • Cero alcohol durante estos nueve meses, aún una copa al día es nociva y puede perjudicar el desarrollo del bebé.
  • Consumir fibra mediante cereales integrales, frutas y verduras frescas, así como legumbres, semillas y otros. La fibra permitirá minimizar el estreñimiento propio del embarazo y reducir las molestias que se puedan ocasionar.
  • Consumir proteína a partir de carnes, legumbres, huevos, lácteos, frutos secos. Las proteínas favorecen el crecimiento del tejido fetal y de la mamá.  
  • Ingerir omega 3 ya que beneficia la salud cerebral del bebé. Algunas fuentes son pescado azul, nueces, semillas y aceites vegetales.

 

  • Calcio y Hierro, es fundamental reforzar su ingesta en este periodo. Las fuentes de ellos son: lácteos, verduras verdes, semillas de chía, hígado, legumbres, carnes rojas, pescados, leche de arroz / almendra / soja.
  • Beber dos litros de agua cada día para favorecer la hidratación, optimizar la circulación sanguínea y con ella la oxigenación de todo el cuerpo, disminuir la sensación de acidez.
  • Evitar dietas extremas y restrictivas, durante el embarazo un déficit de nutrientes y calorías afectará al bebé en desarrollo.

 

  • Ingestas más frecuentes pero de menor tamaño ya que se presionará más el estómago y te saciarás de inmediato, además ayuda a prevenir la acidez.  
  • Ácido fólico, durante el primer trimestre se recomienda consumirlo para prevenir defectos en el desarrollo del embrión.
  • Almacenar grasa es necesario ya que el cuerpo las utiliza durante el parto y la lactancia. Estas grasas deben ser “buenas” como por ejemplo Salmón, caballa, arenque, Aceites,  semillas de lino, nueces, porotos de soja.
  • Realizar ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso para controlar el peso, generar endorfinas y prepararnos para el parto.Natación, yoga, pilates o caminar pueden ser algunas alternativas.

 

Creemos que lo más importante es que este periodo sea disfrutado y transitado con felicidad. Si estás embarazada, en Cedim nuestros profesionales están preparados para acompañarte.

Más

Sufro Hinchazón Abdominal ¿Debo Alarmarme?

Es muy probable que alguna vez hayas tenido sensación de inflamación, pesadez e incomodidad en tu vientre. En muchos casos se debe a un exceso en las comidas, pero en otros puede ser un síntoma de alguna patología o trastorno digestivo.

No te alarmes, ahora te vas a informar.

La hinchazón ha sido definida como la sensación de aumento de la presión abdominal que puede ir acompañada o no de distensión abdominal, es decir, agrandamiento visible del vientre.

¿Qué la causa?

Muchas veces se debe a un exceso en las comidas o alguna dificultad en la digestión. En esos casos un cambio alimenticio debería revertir la situación. Ahora, la hinchazón también puede ser una manifestación de otras patologías como síndrome del intestino irritable, intolerancias alimenticias, quistes ováricos, oclusión intestinal parcial, enfermedad de Crohn o dispepsia, entre otras.

¿Cómo saber si debo preocuparme?

Es difícil reconocerlo ya que cada caso es particular. Te recomendamos que estés atento a tu cuerpo y tomes las siguientes precauciones:

  • Alimentación: Evitar gaseosas, productos procesados, legumbres, lácteos, verduras crucíferas (brocolí /repollo/ coliflor), cereales, sal, grasas. En cambio, elegir frutas, verduras, agua, carnes magras.  
  • Métodos de cocción: Optar por cocinar al vapor, hervir, hornear, a la plancha. Evitar frituras.
  • Estrés: Es importante controlarlo ya que impacta negativamente en todo el aparato digestivo.
  • Hábitos: Incorporar ciertas conductas a la hora de alimentarnos es muy beneficioso. Probá comer despacio, masticar bien los alimentos, sentarse a comer, no hacer otra actividad simultánea.  

Es importante tener en cuenta que la inflamación no debe ser algo permanente, sino esporádico, y siguiendo estas indicaciones deberías sentirte mucho mejor. Ahora, si te sentís hinchada/o con frecuencia deberías consultar al médico para un control.

La hinchazón es una sensación muy habitual pero no te acostumbres a convivir con malestar, elegí siempre sentirte bien.  

Más

Gastroscopía (VEDA)

Gastroscopía (VEDA)

La gastroscopía es un método de excelencia para el diagnóstico y tratamiento de muchas patologías del tubo digestivo a nivel mundial. En CEDIM contamos con un  centro ambulatorio de estudios gastroenterológicos que permite llevar a cabo tanto la etapa de diagnóstico como la terapéutica. En este contexto queremos brindar la información relevante sobre este estudio. 

¿Qué es la gastroscopía?

La VEDA o esófago-gastro-duodenoscopía es un procedimiento médico que permite el estudio del tracto digestivo superior. Consiste en introducir por la boca del paciente un tubo flexible que tiene una cámara y una luz para explorar la zona del esófago, estómago y duodeno. Esto permite revisar la mucosa que recubre estas tres estructuras. El estudio de corta duración, por lo general entre 10 y 15 minutos y suele ser ambulatorio. 

¿El paciente está anestesiado?

No se necesita anestesia general, sino que se utiliza anestesia local o hipnóticos de acción corta, que conllevan a una sedación consciente pero profunda. El efecto de esta sedación dura mientras se administra, porque cuando se corta el paciente se despierta.

 

¿Qué precauciones y riesgos presenta el estudio ?

De acuerdo con registros internacionales, se trata de un procedimiento altamente seguro y que solo presenta complicaciones muy excepcionalmente.

El protocolo previo, en general, no es estandarizado para toda la población. Hay que hacer una entrevista paciente por paciente. En función de ciertas condiciones de la persona se establece un riesgo inicial y se piden estudios para determinar si existen factores que puedan llevar a complicaciones.

Durante el estudio se debe hacer un control constante del paciente, con un monitor cardíaco, medir la presión arterial y registrar la oxigenación de la sangre. Si hubiera un contratiempo, se interrumpe.

El riesgo disminuye si el procedimiento se realiza en las instalaciones correctas, con médicos y personal correctamente capacitado. De esto nos habla el Dr. Mauro Páez, médico gastroenterólogo y endoscopista: 

“La innovación tecnológica le otorga mayor seguridad al paciente, y mayor precisión al médico profesional. Hay que tener en cuenta que la experiencia del factor humano se convierte en el factor fundamental para obtener los mejores resultados de la tecnología innovadora, y es por esto que en CEDIM asumimos un fuerte compromiso con la formación constante en el aprendizaje de nuevas técnicas, uso de tecnologías y experiencias para mejorar los tratamientos ofrecidos a cada paciente”

En Argentina se realizan miles de endoscopias a diario, es una práctica frecuente y altamente segura. No obstante, es importante tomar todas las precauciones anteriormente detalladas y siempre confiar en profesionales capacitados y centros especializados.

 

Más

Alimentación y Calor: 6 Tips Imperdibles

Alimentación y Calor: 6 Tips Imperdibles
Llega el verano y las altas temperaturas ya se empiezan a sentir. Frente al calor nuestro cuerpo es propenso a deshidratarse, perder minerales o tener un mala digestión. Por esto, es vital prestar especial atención a la alimentación. Seguí estos tips para cuidar tu salud en verano:
  1. Tomar mucha agua. Es importante hidratarse continuamente y aumentar el consumo habitual de líquido. Lo recomendado son tres litros de agua por día, que no incluyen los consumidos en infusiones o mate.
  2. Evitar las bebidas carbohidratadas y azucaradas, ya que no aportan ningún nutriente y a la vez, son generadoras de una mayor sensación de sed e hinchazón. Se pueden reemplazar por zumos de fruta, aguas saborizadas e infusiones frías.
  3. Incluí tantas verduras y frutas como puedas. Son una fuente de hidratación clave y aportan vitaminas, minerales y sales. Te damos algunas ideas: lechuga, tomate, zanahoria, rúcula, zapallo, espinaca, naranja, pomelo, sandía, melón, cerezas, durazno.
  4. Controlá los métodos de cocción de los alimentos. Elegí hervir, grillar o cocinar al vapor tus comidas y evitá frituras ya que hacen más difícil la digestión.
  5.  Evitar el exceso de alcohol, sobre todo de alta graduación, que puede llevarte a la deshidratación.
  6. Ser precavidos con la conservación de los alimentos. Para esto es fundamental mantener las cadenas de frío, respetar las temperaturas adecuadas de refrigeración de los alimentos, lavar los vegetales y frutas correctamente, consumir las carnes antes de las 48 horas de guardados en la heladera, no mantener los alimentos durante tiempos prolongados sin refrigerar.
Más

“Los pacientes actuales buscan atención y contención”

Entrevistamos al Dr. Mauro Páez, especialista en Gastroenterología y en Endoscopia Terapéutica, integrante del staff médico de Centro de Estudios Digestivos de Mendoza (CEDIM).La opinión de un referente sobre cómo las condiciones de vida actuales impactan en nuestra salud, y la importancia de un diagnóstico adecuado para una mejor calidad de vida.

Se escucha con frecuencia que existe una relación estrecha entre las condiciones de vida actuales y la aparición de diversos malestares, como gastritis, depresión y demás afecciones. ¿Qué hay de cierto en esa afirmación?

Se observa gran número de pacientes que presentan síntomas digestivos más ligados a factores de tipo emocional, que a patologías orgánicas. Las patologías de aparato digestivo se dividen en orgánicas, como cálculos, úlceras, entre otras; y funcionales, es decir, las que resultan de la exacerbación de un movimiento normal de una víscera. Éstos últimos, en gran parte, están vinculados con la emocionalidad de la persona. Por eso puede afirmarse que hay una relación entre estrés actual con que se vive actualmente y el deterioro de la salud. No estamos adaptados para manejar tantas situaciones emocionales, y responder de modo adecuado a cada una de ellas. Al no tener una resolución emocional a estas demandas, uno “lo expresa con la panza”: se le hincha, tiene diarrea…  Son “avisos” de que algo no está funcionando bien.

¿Cómo llega el paciente a la consulta, y cuál es la importancia de undiagnóstico certero?

Al ser un centro líder en el tratamiento de afecciones gastroenterológicas, recibimos pacientes derivados de otros profesionales (como clínicos, cirujanos), que ya han realizado un approach, y solicita ciertos estudios  puntuales. Pero también sucede que, cuando el paciente percibe que no ha recibido una terapéutica adecuada, es él mismo quien solicita una derivación o buscan un especialista. Tener estudios normales para pacientes que padecen patologías funcionales es muy importante, ya que evita caer en ese círculo vicioso de pensar que ese síntoma esta causado por “algo malo”.

“En CEDIM se da la conjunción de calidad médica humana y tecnología de avanzada”.

 

El primer paso es realizar un diagnóstico certero, para descartar una patología orgánica; luego, se debe dotar al paciente de distintas herramientas, como actividad física, recreativa, para intentar que el paciente gestione por sí mismo su bienestar, y aprenda a manejar los factores de malestar.  Si esto no es suficiente, se recurre a ayuda emocional.

Las consultas gastroenterológicas han aumentado exponencialmente, debido a múltiples factores, no solo emocionales y del día a día, sino también por la necesidad de contención y de atención especializada de los pacientes en la búsqueda de una mejor calidad de vida.

¿Cuál es la propuesta de CEDIM para mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes?

La propuesta de CEDIM es, en primer lugar, acercar a los pacientes la experiencia de un profesional médico bien formadoe instruido, comprometido en ayudar a la gente, y otorgar una buena atención y contención al paciente. Además, hemos bregado por tener unatecnología de avanzada, que ayude a continuar la gastroenterología del siglo XXI, una medicina gastroenterológica médica lo más avanzadaposible.

En CEDIM se da la conjunción de la calidad médica humana y tecnología de avanzada, que lo convierte en un Centro de referencia en el tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas. Nos hemos propuesto, y hemos logrado, un crecimiento sostenido a lo largo de los años.

Más

Dispepsia: ¿Qué es? Causas, síntomas y prevención

¿Qué es?

La dispepsia  se refiere a las molestias y/o dolor que se produce en la parte alta del abdomen. Algunos pacientes se quejan de dolor, hinchazón, acidez o náuseas, mientras que otros presentan indigestión, pero, en términos generales, todos sufren malestar en esa zona.

La dispepsia se define como un conjunto de síntomas que se originan en el tracto gastrointestinal superior, en ausencia de cualquier causa estructural o enfermedad metabólica que pueda explicarlos.

En los pacientes con dispepsia, el estómago no se relaja en respuesta a una comida, observándose también alteraciones de las contracciones y del vaciamiento gástrico.

En algunos casos, se puede presentar, también, una mayor percepción de la actividad gástrica, lo que se denomina hipersensibilidad visceral.

Causas

Las causas de esta afección son desconocidas en la mayoría de los pacientes. En algunos casos, los síntomas pueden presentarse después de una comida excesiva o por haber ingerido determinados medicamentos que producen lesiones en la mucosa gástrica, como pueden ser la aspirina o los antiinflamatorios.

Es posible, también, que la causa se deba a problemas psicológicos, tales como el estrés, la ansiedad o la depresión.

Otras razones pueden ser el tabaquismo, los alimentos con mucha fibra o consumir demasiada cafeína.

Síntomas

El principal síntoma de la dispepsia en el malestar producido en la parte superior del abdomen, que sucede durante o después de las comidas.

Este dolor se describe como calor o ardor en la zona que se encuentra entre el ombligo y la parte inferior del esternón, y la sensación de hinchazón molesta al empezar a comer o después.

Otros síntomas que también pueden producirse, aunque en menor medida, son la distensión abdominal o las náuseas.

Prevención

Las medidas que pueden llevarse a cabo para prevenir esta afección son:

Relajarse y descansar después de las comidas si el estrés puede ocasionar al paciente una indigestión. Por lo tanto, los especialistas recomiendan evitar realizar ejercicio inmediatamente después de la ingesta.

Es importante destinar tiempo suficiente para las comidas, masticando los alimentos cuidadosamente y no tragar precipitadamente.

Si el paciente es propenso a sufrir dispepsia, se suele aconsejar que evite tomar medicamentos como el ácido acetilsalicílico (aspirina) y algunos antiinflamatorios con el estómago vacío.

Otros datos

La dispepsia, por lo general, no es un problema grave de salud, a menos que esté acompañado de otros síntomas, como pérdida de peso o molestias a la hora de tragar.

Se recomienda que el paciente asista al especialista si los síntomas persisten durante varios días seguidos.

La afección se considera grave si presenta otros síntomas como: coloración amarilla de la piel y de los ojos denominada ictericia o bien sangre en las heces o en el vómito.

 

Más

Conociendo la enfermedad de Crohn: sus causas, síntomas y tratamiento

Durante los últimos años las enfermedades inflamatorias intestinales han ido creciendo en todo el mundo. Actualmente, y aunque no disponemos de un registro oficial, se calcula que entre 84.000 y 120.000 personas sufren de afecciones intestinales como pueden ser la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, y se prevé que este número siga aumentando con el paso de los años.

La enfermedad de Crohn es una patología bastante desconocida: no sabemos cuál es exactamente la causa ni disponemos de una cura, aunque sí de tratamientos para mitigar los síntomas. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la enfermedad de Crohn: cómo nos afecta y cómo se trata.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

Como hemos dicho, la enfermedad de Crohn pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales, junto con la colitis ulcerosa. Esta patología es un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal que puede afectar a distintas partes del mismo, desde la boca hasta el ano, pero que suele afectar con mayor frecuencia a la porción más baja del intestino delgado y al intestino grueso.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que suele darse y diagnosticarse en adultos jóvenes, entre 16 y 40 años, y que afecta por igual a hombres y a mujeres. Puede presentar períodos largos de remisión en los que no hay síntomas, pero los brotes no se pueden predecir ni es posible saber cuándo van a aparecer.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Crohn?

Actualmente se desconoce la causa concreta que produce la aparición de la enfermedad de Crohn, si bien se barajan tanto causas inmunológicas como bacterianas, con un cierto componente genético y ambiental. Los pacientes que sufren la enfermedad de Crohn sufren un trastorno inmunológico en el que el propio sistema inmunitario es el que, por error, ataca al cuerpo destruyendo tejido corporal sano.

Entre los factores genéticos implicados en la aparición de la enfermedad de Crohn, la historia familiar relacionada con esta patología es importante. Si tenemos un familiar en primer grado que ha padecido esta enfermedad, nuestro riesgo de padecerla es diez veces mayor.

No podemos olvidar los factores ambientales: el tabaco es uno de los más importantes, ya que puede acelerar el avance de la enfermedad. También el abuso de medicamentos se ha barajado como una de las razones que ha impulsado el crecimiento de la enfermedad en los últimos años. Los episodios de estrés también influyen en la aparición de los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Los síntomas que presenta la enfermedad de Crohn

Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden variar de un paciente a otro, dependiendo de la parte del tracto digestivo que se vea afectada por esta patología. Como hemos dicho, no se presentan siempre, sino que existen épocas de remisión en las que la enfermedad se mantiene latente.

Entre los síntomas más comunes podemos encontrar el dolor abdominal con cólicos, la diarrea acuosa o el estreñimiento, la pérdida de peso sin motivo aparente, la inapetencia, la fiebre, la hinchazón o las aftas bucales.

Los síntomas no tienen por qué estar solo relacionados con el tracto digestivo, sino que también puede aparecer hinchazón en las articulaciones, fatiga, lesiones cutáneas, fiebre o la inflamación en los ojos.

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de Crohn?

Actualmente no existe una cura definitiva para la enfermedad de Crohn, sino que los tratamientos (terapia médica y tratamiento con fármacos en la mayoría de los casos) van encaminados a mitigar los síntomas y a mejorar la calidad de vida del paciente. Entre los fármacos más utilizados suelen encontrarse los corticoesteroides, las agentes antiinflamatorios y en ocasiones los inmunodepresores.

El cuidado de la dieta es uno de los factores más importantes a tener en cuenta para los pacientes de la enfermedad de Crohn, ya que es una patología que afecta al tracto intestinal. Como norma general se recomienda evitar aquellos alimentos que puedan empeorar los síntomas como la diarrea y los gases, tales como los alimentos muy ricos en fibra, los alimentos excesivamente grasos e incluso es conveniente limitar los lácteos u optar por las versiones bajas en lactosa. Además también se recomienda realizar pequeñas ingestas de alimento a lo largo del día (en lugar de comidas copiosas) y mantenerse correctamente hidratado con un consumo frecuente de agua.

Debido a la mala absorción en algunas ocasiones de los nutrientes en el intestino, a algunos pacientes se les puede recetar suplementos de calcio, hierro, vitamina D o vitamina B12, según el criterio de su médico.

En algunos casos, sobre todo si aparecen complicaciones derivadas de la misma enfermedad de Crohn, como por ejemplo perforaciones u obstrucciones en el intestino o incluso hemorragias, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. Estas intervenciones no son definitivas, pero sí son necesarias a la hora de intervenir en problemas mayores. Hasta el 75% de los pacientes de Crohn necesitarán en algún momento de sus vidas someterse a una cirugía.

Más